Emprendiendo con buena energía

El mundo de hoy nos lleva a tomar decisiones difíciles, incluso elegir entre el trabajo y el tiempo familiar. Algunas personas deciden mantenerse como asalariados y sacrificar aspectos de superación personal para poder garantizarle a los suyos una mejor calidad de vida, pero otros, como la capitalina Fanny Del Cid, se arman de una estrategia para lograr un balance, aportando, además, mucho de sí para que otras personas puedan alcanzar esa misma meta. ¿Y cómo lo logra? Pues, emprendiendo con buena energía.

Un día en la vida de Fanny inicia con un ciclo de afirmaciones, meditación y oración, e incluso yoga, para ejercitar la mente, el cuerpo y el espíritu. Ella es madre, esposa y profesional y su principal desafío es administrar su agenda, especialmente con sus tres hijos pequeños, todos menores de ocho años: “La verdad es un gran reto sacar tiempo para mí, para mi esposo, mis hijos y mis proyectos como emprendedora”.

Pese a todas sus responsabilidades, no se arrepiente de haber llevado adelante su mayor anhelo. “De solo hacer memoria me da risa, yo quise emprender desde los 20 años.  La verdad que hice de todo un poco:  vendí prendas de plata, ropa, carteras, maquillaje; puse fajas de yeso, compré un carrito de hot dog, vendí scrubs que hacía yo misma, importé fajas colombianas, hice canastillas, recordatorios, centros de mesa».  

«Todo esto lo realicé mientras trabajaba y estudiaba.   Me gradué como contadora pública autorizada y me especialicé en finanzas, controles internos y auditoría”, nos detalló muy emocionada.

Superación personal

Estudiar y esforzarse le generó grandes recompensas, ya que consiguió ser colaboradora del Canal de Panamá, una de sus grandes metas laborales. Luego de 17 años, sus experiencias de vida y como trabajadora le dieron las herramientas para sumergirse completamente en su pasión “ayudar a otras personas a desarrollar su potencial, a vivir la vida que quieren y no la que les tocó vivir”, dictando cursos de inteligencia financiera, liderazgo, inteligencia emocional y empoderamiento femenino.

Fanny nos cuenta que hace siete años empezó a “vibrar” con el tema de bienestar y salud, posterior a que su madre, a quien admira mucho al igual que su padre, recibiera un diagnóstico de diabetes: “Me documenté, empecé a hacer algunos cambios y cuando uno sintoniza esa frecuencia vas atrayendo todo lo que está relacionado».

«Así empiezo a practicar yoga, meditación, a consumir y promover productos ayurvédicos (…) Me certifiqué como coach para ayudar a esas personas que quieren avanzar.   Mi experiencia en la parte financiera la he combinado con esta certificación de coaching y ofrezco el programa de Finanzas Holísticas”.

La lectura como hábito

Al cerrar sus jornadas, esta audaz panameña, nacida en el popular barrio de Santa Ana, dedica sus horas antes de dormir a la lectura, un hábito que comparte amenamente con sus hijos. “Patio Pinel fue un barrio muy alegre, yo fui espectadora de todo lo que sucedía desde el balcón del piso 9, ya que no salía. Solo iba de la escuela a la casa». 

«Me sumergía en los libros, desarrollé pasión por la escritura y poco a poco fui construyendo mi propia atmósfera de positivismo, de sueños, de superación”, acotó con una reflexión para nuestros lectores: “Encuentra tu propósito de vida, apasiónate y lo demás irá armonizándose.   Y recuerda:  SONRÍE, no sabes a quién puedes estar inspirando”.

Fotos: Cortesía de Fanny Del Cid

 

News Reporter

4 thoughts on “Emprendiendo con buena energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *