Salones tradicionales se transforman en aulas digitales

Rápido y fácil. Así aprenden los niños a manejar cualquier artefacto tecnológico que se les presente. Por eso no es raro que bebés de menos de cinco años tomen el celular de sus padres y deslicen los dedos sobre la pantalla en una búsqueda casi inconsciente del video musical que les ponen una y otra vez para tranquilizarlos.

Esta habilidad en los infantes hace que este segmento de la población en particular sea el mayor beneficiado de acciones que emplean la tecnología como fuente de transformación pedagógica y de evaluación eficiente de su desarrollo. Uno de esos proyectos es: Aula Digital. Un modelo de enseñanza-aprendizaje que lleva adelante la Fundación Telefónica en las provincias de Chiriquí, Veraguas, Panamá Oeste y áreas apartadas para ayudar a los niños de escasos recursos a acceder a las herramientas tecnológicas actuales más básicas, entre ellas, computadoras e internet.

Desde su lanzamiento en 2017 hasta la fecha, se han formado más de 900 docentes, logrando impactar positivamente a más de 18,000 niños y niñas. En cuanto a inversión, este esfuerzo ha requerido un aporte de más de 2.3 millones de dólares, según explicó Mónica Chirino, directora de Comunicación de la Fundación.

Aula Digital conlleva cuatro fases:

  1. El equipamiento tecnológico: se brinda una solución segura que ofrece movilidad, ya que no necesita conectividad permanente y facilita una autonomía eléctrica de 8 horas.  Las maletas constan de un ordenador/servidor para el profesor, tablets para los niños, un proyector, pantalla, router y regulador de voltaje.
  2. La plataforma de gestión de clases: permite la gestión digital de los procesos de enseñanza-aprendizaje, facilita el acceso a los contenidos y actividades educativas, y una personalización del aprendizaje e informes de seguimiento.
  3. Los contenidos digitales: dispone de un repositorio de contenidos digitales de Lingüística, Ciencias, Tecnología, Matemáticas y Habilidades para la vida, con actividades basadas en competencias, valores y habilidades que promueven una formación integral.
  4. La formación y acompañamiento: se instruye a los directores y docentes de centros educativos públicos para la implementación del proyecto en el uso del equipamiento tecnológico, la plataforma educativa, los contenidos y metodologías innovadoras de enseñanza.

No todo es juego y entretenimiento cuando se trata de tecnología. La educación es el motor de éste y otros programas similares, que tienen previsto expandirse a otras regiones del país con el apoyo de las autoridades educativas, y se destaca como un modelo que va de la mano con la tendencia de apoyar al prójimo, abriendo oportunidades que le permitan cumplir con las exigencias del mundo digital y los retos del futuro.

Fotos: Cortesía de Fundación Telefónica

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *